Recientemente, dos publicaciones de prestigio han dedicado sendos reportajes especiales al talento y su gestión eficiente: The battle for brainpower (The Economist, 7 de octubre de 2006) y How to manage the most talented (Harvard Business Review, marzo de 2007). 

Harvard Business Review incluye dos artículos sobre este tema. El primero, Leading Clever People”, nos habla de cómo atraer y retener a la gente más lista y creativa a nuestras compañías, sobre todo, teniendo en cuenta que a este tipo de personas no les gusta que se las dirija. Enfocar el asunto más como guardianes benevolentes que como líderes tradicionales, puede ayudarnos a afrontar este nuevo reto de la gestión del talento. En el segundo trabajo, Crisis at the Summit”, se habla de cómo algunos ejecutivos superestrella, al afrontar determinados desafíos, descargan toda su adrenalina. Si bien, una vez alcanzada la cumbre del éxito, desaparece el ímpetu inicial y se instala la aflicción. Es decir, si no somos capaces de reconocer a tiempo las señales de alarma, puede que se eche a perder la brillante carrera de un gran talento. Por su parte, The Economist, y bajo el título The battle for brainpower, le dedica al tema un número especial con varios artículos. Estos analizan desde empresas de muy diversos sectores que han tomado conciencia la necesidad de reunir el mayor talento posible, hasta las voces descontentas con los sistemas meritocráticos, pasando por las políticas públicas sobre la retención de talento o la propia batalla por el talento, que está cambiando el equilibrio de fuerzas entre compañías y empleados, en favor de estos últimos

Aunque la preocupación por el talento en las empresas no es nada nuevo, de hecho puede datarse en la época en que aparecieron las empresas modernas, que en la actualidad, la gestión del talento se ha convertido en un asunto cada vez más importante para muchas más compañías. Este hecho ha supuesto que las áreas dedicadas a los recursos humanos hayan visto aumentar su importancia. Muchos de sus responsables, han puesto en marcha iniciativas concretas de gestión del talento o adoptado algún tipo de tecnología para gestionarlo. Como dato de la relevancia de este asunto, comentar que, según un estudio elaborado por la consultora Aon, se han identificado 172 ejecutivos de recursos humanos entre los directivos mejor pagados de sus respectivas compañías, entre las que destacan empresas como Black & Decker o Timberland. Algo impensable hace tan solo unos años.