X_Puesta de sol Ejercitar la inteligencia emocional y más en época de crisis ya que sobrevivir depende de la capacidad de controlarnos a nosotros mismos y de manejar adecuadamente nuestras relaciones. Aprovecharse de la diversidad, cultivar las oportunidades que nos brinda el entorno y  generar innovación en los que sabemos hacer para buscar la “diferencia”, y recordar que el MÁRGEN está en “esa diferencia” entre tú y los demás. El término “inteligencia emocional” se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarlos y manejar adecuadamente las relaciones las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos. Como acertó Daniel Goleman visionando la crisis.

En la edad media, dice C. S. Lewis, imaginativo profesor <la gente sabía más o menos cuándo una idea se había comprobado y cuándo no. Tenían un acercamiento lógico a las ideas, algo que ya no es común>. También Trias de Bes, agudo profesor dice que: <Sólo un infeliz confía en su idea>… el mito del emprendedor de éxito suele ir acompañado de otro: el de aquella brillante ocurrencia que lo catapultó hacia lo alto. Pero el toque personal, saber anticiparse a los cambios y a la humildad del empresario resultan factores determinantes a la hora de poner en práctica “algo” que diferencia a todo negocio. Luego también ocurre que las ideas no se saben explotar por no encuadrarlas en el marco organizativo adecuado y otras que no cuajan no es culpa de la idea, sino que el inventor no supo ver que no era buena.

Las ideas que son el origen de los negocios nacen de: la inteligencia emocional.

Como de lo que tratamos en este programa son los negocios, y como obtener el MARGEN de los mismos, se trata de centrarse en los efectos de las ideas, que pasan por tomas de decisiones para su realización y ambas por la necesidad de una experiencia relacionales y no solo transaccionales y las competencias que van más allá de la pura analítica, que incluyen (1) :

• La inteligencia emocional y la competencia personal: La autoconciencia; La autorregulación; La motivación.

• Las competencias sociales: La empatía; La conciencia de los demás sentimientos; Necesidades e inquietudes; Habilidades sociales y la aptitud en relación con otros.

Siguiente post. Inteligencia emocional y neuroeconomía (y 2)