suma_TV_1 Hoy, muchos consejeros delegados y directores generales, tienen en su mente la toma de decisiones más difícil de su vida. ¿De que empleados "puedo" prescindir? y por qué, y cómo alterará el futuro de la organización. El talento entendido como: conocimiento, compromiso, management y visión de futuro, es la base sobre la que funciona toda organización empresarial. Solo los que saben hacer las cosas bien y se comprometen con los objetivos logran el MÁRGEN. Ahora muchos productos no son requeridos por el mercado, por lo que la fuerza de trabajo, con o sin talento, deja de tener utilidad. La solución está en alinear el talento en la nueva dimensión: La innovación focalizada al cliente, es decir la INOVACION DISRUPTIVA.


Innovar es hacer evolucionar un producto a las exigencias a lo que requiera su mercado en cada momento. Ahora puede ser el precio y de que tenga el producto aquellas prestaciones que el nonsumidor aprecie. Ni más, ni menos. Innovar , en muchos casos, es retornar al inicio de la esencia y que en el caso de un producto asegure que se obtiene el MÁRGEN. No confundir innovar con inventar, que es, hallar o descubrir algo nuevo o no conocido. Aplicar el talento en optimizar, en evolucionar, y que no siempre es adelantando, puede ser volviendo a origen y mejorar explorando nuevos caminos para un segundo desarrollo.

En marketing el talento, ahora está en buscar nuevas dimensiones al mercado, incluso en ajustar reduciendo y creando nuevas actividades de asesoramiento para ayudar en la agilidad empresarial como argumenta Ignacio Ochoa al respecto de este tema. Marketing es la clave para ingeniar desarrollos disruptivos.

Yvex Lermusiaux, habla de valores de los principios del capital humano como: Una fuerza de trabajo cualificada es un multiplicador del activo disponible. La ubicuidad de la demanda de habilidades. La gestión del capital humano como un proceso sistemático, entre otras valoraciones.

[Activo del Capital Humano + Habilidades + Proceso Alineamiento] ==> [Innovación]

Esta es la respuesta que el director general debe darse ante la tesitura de decir entre personas con talento y la situación de no trabajo.

Las cautas empresas de capital riesgo, confían en un equipo con talento y no lo hacen con solo un líder al frente del mismo como protagonista. La valoración de las habilidades, el compartir la posible arquitectura para el desarrollo de la innovación.

La empresa que tenga ubicuidad en la demanda de talento, esta preparada para detectar ese nicho en el mercado que le permita vivir. Es el capital humano de una corporación y como tal debe de tratarse en épocas de crisis.

Las personas con talento, tienen la posibilidad intrínseca de poder generar nuevas habilidades para crear posibilidades en productos. La limitación para el talento está hoy en la formación, en los nuevos conocimientos que deben de adquirirse para poder atender las nuevas demandas del nonsumer.

La dirección general, para alinear el talento de su organización empresarial y con ello objetivar para una innovación disruptiva, <ejemplo del Dr. Ante Salcedo>, como fuerza de salida, hacia delante y poder penetrar en la crisis con posibilidades de éxito. Solo el talento compartido y adquirir las nuevas habilidades permite crear los productos y servicios que el cliente puede asumir.