gegants _1 La situación de crisis es para muchos de los que no les ha tocado aún su egoeconomía, una ocasión para jugar con los datos y confundir a los cautos ciudadanos para darles de que hablar, enojarse y maldecir a quienes dirigen el País. "Listillos" van enviando información por la red, con errores camuflados o realmente es que no saben calcular <lo que aún puede ser pero> en lo referente al dinero que el Estado dispondrá para atender a los españolitos. Por ejemplo [ver pps que circula por lala red] y que entre otras cosas dicen:

… <30.000.000.000 de euros entre 46.063.511 habitantes; sale a 652,18 millones de euros ==> "PARA CADA ESPAÑOL">

Todo lo irracional genera en el cerebro una emoción negativa <un aviso>, que analizado en el hipocampo se transmite a la amígdala y esta en función a los pensamientos que tenemos en la memoria, deduce si la causa de la emoción es buena o mala para nosotros. En el caso de una decisión económica puede ser la raya roja de de hipotecar nuestra egoeconomía por años. Por tanto, la toma de decisiones es un proceso de razonamiento o emocional que puede ser racional o irracional dependiendo de basarse en hipótesis explicitas o tácitas hipótesis. Que expresan clara y determinadamente una cosa y en el segundo caso que no se entiende, percibe, oye o dice formalmente, sino que se supone e infiere.

Si es así, todos los ciudadanos somos millonarios, quién se crea esta paparrullada se ha hecho un auto-análisis de ser o a sido, un candidat@ en o para firmar sin leer la letra pequeño los contratos de los préstamos hipotecarios, que con sibilina habilidad los banqueros añaden cláusulas o situación posibles de condiciones que en un momento dado despluman a los incautos que van de list@s. Aplicable esta dejadez en analizar los sucesos de las ventas piramidales con productos financieros de beneficios irracionales. 

La toma de decisiones es el resultado se un proceso cognitivo (mental), que nace de analizar una situación y de la “información de los datos” permitiéndonos en el caso de que estemos en un juicio económico el ganar o perder. Si los datos solo se perciben como tales <es el caso de estos juegos> la probabilidad de error está asegurada. Datos que porten información válida para que el proceso de toma de decisiones sea una acción o un dictamen de elección.

La neurociencia en sus estudios y ensayos de neuroimagen, logra detectar actividad en los neurotransmisores de los centros de recompensa del cerebro y la aparición con ellos de la hormona dopamina y en el caso de haber sido engañados sin percibirlo se genera oxitocina que es la molécula de la confianza.

Cuando veo que gente pierde el tiempo y lo hace perder a los demás, con juegos de distracción basado en la crudeza de la crisis,  me aumenta la adrenalina en la sangre solo pensando la gracia que pueden tener estos estúpidos acertijos si llegan a las manos del padre de familia con dos hijos, una hipoteca asumida por su confianza en los mandatarios del país y en las recta final de sus meses del seguro de desempleo.

El país necesita hoy y ahora que sus sociedad civil piensen de forma seria, trabajadora y solidaria.