X_Violinista ciega cuerta rota_e Sólo tenemos que mirar los ratios sobre la productividad de la fuerza del trabajo en nuestro país y ver el origen de la causa: La educación ética y profesional recibida por parte de maestros, profesores universitarios y el ejemplo condescendiente del entorno familiar. Tres origenes, la formación de niños, la universitaria y la familiar. Colectivos. Miles de errores por parte de los titulados en el desarrollo de sus funciones y millones de personas engañadas por aspirar a un efímero Estado de Bienestar, que ahora serán desplumadas hasta su último euro. Hay que reaprender o simplemente aprender la lección para adquirir una nueva conducta.

El aprendizaje correcto empieza por el ejemplo y precisamente ahora que tenemos que convertir “la amenaza de la crisis en oportunidad” la sociedad de la educación tal como “vive” es el que necesitan las nuevas generaciones que se incorporan a la tarea de reconstruir. Hace años que se predice que la insensatez y la mala ética social solo puede arreglarse con la ayuda de los educadores y más ahora que los jóvenes buscan la independencia en su toma de decisiones. La enseñanza no puede seguir como proceso productivo para las estructuras de muchas de las instituciones que están empezando a ser “torres de Babel” para alinear el conocimiento y regenerarlo para lo que la crisis económica necesita, ¡ya y urgente!

La educación debe de reinventarse o a mi entender evolucionar a sus requerimientos actuales, es una asignatura que ya en 1998 Charles Handy en su libro Age of Unreason (*) <La edad de la insensatez>, denunció y que lamentablemente en nuestro país pasó de largo el consejo:

  • … “Si realmente el cambio es aprendizaje y las organizaciones eficaces necesitan cada vez más gente inteligente, si las carreras son más breves y más variables y, sobre todo, si crece el número de personas que necesitan ser autosuficientes durante la mayor parte de sus vidas, entonces la educación tiene que convertirse en la inversión más importante, que permita a cualquier persona manejar su propio destino”.

Ahora hay que arreglarla a corto plazo, hay que movilizar recursos y voluntades. La crisis exige resultados urgentes y soluciones para cambiar el hábito de los enseñantes que deben de alinear esfuerzos para ayudar a las empresas a crear puestos de trabajo y sin una educación para la productividad no tenemos nada que hacer. El mundo universitario, debe de exigir <porque por eso son los pensadores y validadores de los conocimientos > a no malgastar los pocos recursos que disponemos en acciones que no contribuyan a fortalecer la nueva enseñanza que se requiere. Hay que desmontar lo inútil y ejecutar lo útil. Ayudar a los profesores a que puedan apreciar que el futuro depende de la formación de las generaciones que hoy están a su alcance en sus aulas.

Muy acertado José Manuel Casado (**), experto en educación para competir, está preocupado por que los “aposentados” en el sistema educativo, mantengan una miopía para todo aquello que no sean sus intereses propios de sus estatus. Hay que ayudar al país y empezar a entender que “los problemas de Catalunya solo los solucionará Catalunya” y sus profesores son la base de esta acción, deben de ayudar aportando sus conociendo y cultura. Más allá de sus programas y aulas, tienen que ayudar a: “Inventar como innovar la formación educativa”.

Casado dice: … “No deberíamos malgastar ni un euro más en acciones que no contribuyan a fortalecer una estrategia de crecimiento nueva de largo plazo en la que ocupe un lugar central la educación.

  • … “ Lo mejor que podemos hacer ya, y mejor ayer que hoy, es comenzar a aplicar el Plan Bolonia que, como el lector sabe, se basa en la creación para el año 2010 de un Espacio Europeo de Estudios Superiores, actualmente integrado por cerca de cincuenta países, que aunque pueda tener contras, tiene mucho más pros. Su aplicación plantea un reto importante y supondrá llevar a cabo un auténtico proyecto de cambio que tendrá que aminorar las resistencias de grupos, que, como todos los que controlan su proceso productivo, tienen mucho poder y que, en nombre del conocimiento y la especialización que poseen, tratarán de mantener su cómodo y actual statu quo.

(*) El Profesor Handy consideraba en 1990, que el modelo corporativo de la Era de las Máquinas está desapareciendo rápidamente, en la medida que las empresas se abren hacia las alianzas estratégicas, los negocios virtuales y otras tentaciones de la Era de la Información. Pero las empresas estarán perdiendo compromiso, a menos que desarrollen un modelo más sofisticado de organización. Si no lo hacen, la empresa se convertirá en una armadora de pactos donde nadie se siente comprometido con nada y esto sería una tragedia.

Nació en Irlanda y tiene una larga y distinguida carrera tanto en el mundo empresarial como en el académico. Es graduado de la Universidad de Oxford, de la Sloan School de M.I.T. y fue fundador de la London Business School. Charles Handy es el pensador en Administración más influyente y conocido de Europa. Creador de conceptos como el de "La sociedad comunitaria", para el modelo corporativo del futuro. Dice que el verdadero patrimonio de las Empresas no son las cosas, sino la gente que las maneja, y que para mantener a éstas personas dentro de la Corporación no podemos seguir considerándolos como "los empleados".

(**) <Socio responsable de Talent & Organization Performance> de Accenture. En su artículo «Reinventar la educación para garantizar la competitividad». © Ediciones Deusto. Referencia nº 3442.