X_B_pillar algo_ El mundo empresarial para de ser un tejido a una red, y que por sus agujeros se escapar el talento y la experiencia de directivos maduros hoy en procesos de despido y pasar al desempleo en la mayoría de los casos. Una parte de estos puestos los ocuparán trabajadores jóvenes candidatos que se contratan por un menor coste y libres de compromisos laborales. El listón de despidos está a la altura de los 40 y 50 años y en el segmento de los 60 ya es una realidad imparable.

Las empresas se reinventan y la herramienta más empleada es reducir la fuerza de trabajo y en niveles más altos por la filosofía de "cada tres quedo con uno”. Decisiones que toman, como acto de contrición, para justificar que los posibles errores, …

tenían su origen bajo el nivel de los altos consejeros delegados, y que con estos cortes de "cirugía organizativa", se aseguran la permanencia en la cúspide unos días má. El mercado se ha empequeñecido y arrastrar los sueldos costosos en primer lugar porque prescindir de ellos, no altera la temperatura laboral de las empresas y además facilita las fusiones, ventas y deslocalizaciones.

Alguién tiene que seguir mandando. La solución pasa por dar una oportunidad a otros profesionales que permanecían en un segundo nivel o la más genérica el contratar a  jóvenes ejecutivo. Ambas soluciones deficientes ya que aprender la astucia y entendimiento ejecutivo, solo se logra con la presión de los años antes los objetivos. En mi opinión en poco tiempo se volverán a recomponer las estructuras con

Estos hechos, crean dos situaciones a la empresa y al desempleado. Como soluciona el management la empresas sin directivos adultos y la persona afectada como organiza su nueva vida profesional o de jubilado.

El desempleo de ceba en los directivos maduros, estudio reciente que no he podido evitar leerlo varias veces, hasta asimilar los datos que presentan profesores y expertos vinculados con la universidad de Wharton. La nueva realidad que emerge en la situación de empleo y desempleo nunca vida, consecuencia del inesperado efecto: La no creación de nuevas empresas, que afecta a todos los que trabajan por cuenta ajena y que no estén bajo la protección de derechos laborales de la administración del Estado. Si no las crean, tendremos nosotros que hacerlo. Esta es la única realidad. ¿Cómo? Ahora es el momento de sumergirse en la parte de inconsciente del  cerebro y “tirar de la intuición” para predecir su posible situación y poder armarse para superarla. Si se está en el desempleo, hay que replanificar un nuevo medios de subsistencia. Duro problema para todos aquellos que daban ya por resuelta su formación y que ahora tendrán que volver a “aprender” nuevas habilidades.

Los expertos dicen que:

  • Los sectores empresariales no saben lo que necesitan
  • Lo peor es la pérdida de capital humano
  • Los trabajadores con más de 40 años despedidos se están dando cuenta de que sus habilidades… no están siendo demandadas.
  • Que justamente la formación en recursos humanos es una de las áreas que más recorte esta soportando.
  • Pensar muy bien qué te pueden ofrecer y qué puedes ofrecer.
  • Mentalizarse a aceptar reducción salarial del 15 al 30%.
  • Dotarse de humildad y prepararse para hacer muchas entrevistas de búsquedas de trabajo.
  • Aprender a usar las nuevas tecnología.

También anuncian posibilidades como:

  • Que países emergentes empiezan están teniendo dificultades de disponer justamente de ejecutivos juniors.
  • Que las redes sociales son de gran utilidad para “darte a conocer”.
  • La formación es una salida para muchos desempleados.
  • Los directivos deben de aprovechas sus habilidades en otros ámbitos.
  • “Hay muchos trabajos ahí fuera, y la empresas saben que los directivos altos y medios de cierta edad aportan muchísima experiencia y entendimiento” Se trata de que sepan de ti.

Desde el punto de vista de D. Kaminster — Aconseja primero hacer una evaluación honesta de qué ocurrió al dejar su empleo. “No empezar a buscar otro empleo sin saber algunas de las cosas que fueron mal—.

Por mi parte, sugiero aceptar la realidad y verla como una nueva oportunidad, aceptar el resultado de un empírico análisis de la situación del cómo y el por qué. Y, sobre todo positivizar y construye sobre tus propias aportaciones y ello te conllevará a mentalizarte de no culpar a nadie y poder ir con la cara muy alta a buscar tu nueva oportunidad. Razona y teoriza siguiendo la línea argumental de la Neuroeconomía, que te ayudará en optimizar la toma de decisiones.

Fuente: Wharton School de la Universidad de Pennsylvania y Universia