X_castus_37 El dolor de cervicales es el mal crónico que empieza a extenderse por los empresarios de la Nación Catalana. Puede tener distintos orígenes, como la artrosis por biología y otras como es en este caso, por lo cogotazos que reciben todos los días por parte de la administración, cuando se le ocurre levantar la cabeza al empresario para pedir, lo que en las democracias avanzadas ya le ofrecen como los actores económicos que generan la riqueza que permite mantener el país y los determinantes puestos de trabajo de la población. La actividad del empresario es clave de la economía.  No he podido resistir, el lanzar este hook a la nube, y, mira que me he resistido. Después estudiar las líneas y las entrelíneas del manifiesto…

publicado en la prensa más significativa del Catalunya el pasado día 26. Yo esta en Madrid, y lo leí bajo los titulares de allí. Me ha dado cuenta que no todas las palabras significan lo mismo en cada territorios. Cada contexto cultural conduce la parte emocional de las mismas por distintas autopistas interpretativas. Y la mente de un "empresario común" el de la PYME, PIME o SME (por lo de la internacionalización), empieza a perder el rumbo de su objetivo en la sociedad.

-Tremendas frases del manifiesto como: “… ley fundamental refrendada por los electores… “Esta es la corte de casación que está a punto de decidirse sobre el Estatut de Catalunya”… “No nos confundamos, el dilema real es avance o retroceso”… “Hay un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada aireada de quienes siguen percibiendo la identidad catalana…” Y, la que más de duele al “empresario común” es cuando refiriéndose a los catalanes: “… afrontan la internacionalización económica sin los cuantiosos beneficios de la capitalidad del Estado.” Y, sigue con una contundente aclaración “… Que nadie se confunda, ni mal interprete las inevitables contradicciones de la Catalunya actual. Que nadie yerre el diagnóstico.”

- Si esta declaración de una parte de sociedad catalana, dirigida a quienes tasan que es lo correcto, de ley. O que cosas deben ser deslegalizadas por salirse de la red constitucional. En cualquier caso, será un antes y un después. El empresario catalán debe ozonizarse las articulaciones vertebrales para dormir el dolor y poder levantar la cabeza para exigir esas ayudas fundamentales que necesita para afrontar su propio estatut de supervivencia.

- Visionarios economistas anunciaban que la globalización creaba un nuevo orden en el seno de los estados, basándose en la descentralización y secesionismos, como escribe R. Aymerich en su artículo de La Vanguardia: Lo pequeño, no tan hermoso. Se anuncian, aún peores tiempos, si los empresarios catalanes tienen que seguir pensando en las ayudas de Madrid, para con Catalunya, tal como se van a poner las cosas.

- El empresario catalán, no puede pensar y hacer su trabajo. Todos los días recibe coscorrones que de aquí o de allí, del banco o del Ejecutivo y tal como esto avanza, los tradicionales del cliente o del proveedor serán solo anecdóticos. Que nadie se confunda… Que si al empresario de la PYME no se le ayuda, no puede realizar sus nuevas ideas, y de esto no habla nadie¡¡¡¡Ah!