X_Pompei (70) La infraestructura financiera que va por su lado y  gran parte de las personas y con ellas las organizaciones del tejido productivo, sin rumbo van por otro. La falta de condiciones y de capacitación adecuada en las personas, para poder reposicionarse en la era de la globalización económica. El reto es la llamada a “Nuevos Emprendedores” para equilibrar y remontar las acumuladas pérdidas que la baja competitividad está provocando el gran déficit comercial. Generar riqueza con la creación de nuevas empresas (innovadoras), focalizadas a las demandas del único mercado global.  La base en la que debe de sustentarse el cambio, está es la formación, en ese capital humano de miles de jóvenes posgraduados que sumados a los centenares de miles de desempleados deben de capacitarse para la emprendeduría y la internacionalización.

Aprender a crear negocios visionando las necesidades del 2025, sin esperar a que el mercado se regule, ya que no existe marco regulador global, como se está demostrando; tampoco esperar sorpresas por cambios en la organización del libre comercio. Es un más de lo mismo, pero cambiando de jugadores, y solo los entrenados con visión transterritorial ganarán el partido.

- Quién tome la decisión de resurgir como un “Nuevo Emprendedor”, lo tiene muy crudo, ante el panorama de mirar para otro lado las fuentes de financiación. Los ejemplos de éxito que siempre presentas en los eventos y congresos de sectores como Biotecnología, TIC, y renovables. (Son como oasis en el desierto que además dan sombra a muy pocos. Lo especifican muy bien en: Fundación Ideas-Hacia una España más sostenible en el 2025 , que evidencia claramente en sus estudios que solo vislumbrar solución para unos pocos.

- Hoy, uno de cada cinco trabajadores está en paro; casi otros dos presentan graves problemas de ocupabilidad; unos índices de eficiencia que frenan todo tipo de innovación por falta de competitividad en los procesos de producción, soportados por jerarquías caducas fijados en el horizonte de sus jubilaciones anticipadas como su mejor “Océano Azul” en tiempos de descomposición industrial, como anécdota también en: (Los directivos en la crisis de 1929 vs. actual).

- En este siglo, el de la globalización económica, la producción es única la vía para la prosperidad y poder generar el dinero para paliar el déficit público, el excesivo endeudamiento familiar, empresarial y público. La otra cara de la moneda es que dos de cada tres empresas no están preparadas para el reto competitivo del siglo XXI. Sus dirigentes lo saben, y cierran sus empresas por agotamiento de ideas para sobrevivir. Muchos lo aceptan como un mal generalizado, reconociendo en sus adentros la falta de capacitación y no haber invertido en los últimos quince años en capital humano, como la causa de sus cierres empresariales.

- Estoy espantado sí, (“¡I’m shocked!”), caray … De forma directa estoy viviendo que quienes tienen que ayudar a generar la NUEVA EDUCACION, en la Administración y la Universidad, no se enteran que el futuro de España está en acelerar al máximo la implantación de la NUEVA EDUCACION basada en generar en los candidatos con el seis objetivos básicos sobre competencias emocionales del EMPRENDEDOR:

  1. Crear nuevo conocimiento determinante para lograr la innovación radical
  2. Competencia en relacionarse transterritorialmente y trabajar en colaboración
  3. Competencia en generar el cambio para la economía global y la creatividad
  4. Competencia en actuar con mentalidad neuroeconómica y ejercer el liderazgo
  5. Competencia en formar nuevas opiniones, generar nuevas experiencias.
  6. Actuar con le management de compartir. Conocimiento redáctivo vs. jerárquico.

¡No estaré preocupado!, cuando perciba que quienes tienen el poder y el dinero para invertir en la NUEVA EDUCACION DISRUPTIVA lo entiendan y entonces apuesten por la Economía de las Experiencias basada en individuos con la capacidad de interpretar su entorno para diseñar nuevos conceptos y experiencias transformadoras, dirigidas a la economía global. En la que estamos inmersos, y no podemos permitir ahogarnos en el intento de despegar de empresario común con su modelo agotado a disruptivo con futuro en la nueva economía.