clip_image002Voy intentar contar que para España la solución no vendrá de políticos ni financieros, ni tan siquiera el sector tradicional empresarial nacional. Los primeros porque actúan como expertos egoempresarios en su negocio que es engordar la jerarquía del partido. Los segundos dependen de la economía financiera de sus acreedores con el márgen de demora que estos decidan para enjuagar sus deudas, camufladas hoy por el engorde de sus activos inmobiliarios en la mayoría de los casos. Y, los terceros porque la mayoría dependen del movimiento transfronterizo de las cadena de valor en el nuevo orden del poder global de las grandes corporaciones internacionales. ¿educadores, funcionarios?… pues sí…

- ¿Por qué educadores? Todos ellos tienen a su alcance el formar con las nuevas habilidades que impone las leyes de la competitividad en la economía global (no tenemos otra opción) a esos millones de potenciales trabajadores en tecnología, artes, oficios y por definición imperativa en el arte de la emprendeduría y management.

- ¿Por qué funcionarios?, Son los que en primera mano, administran los recursos del país, conocen las leyes de la gobernanza. Si estos alinean la administración de sus medios y experiencia con los educadores, el potencial es impresionante, para que en los próximos quince años, formar a las nuevas promociones y crear un nuevo y disruptivo mercado laboral. NO VALE ponerse límites a sus labores o tiempo a emplear. Muchos y puedo dar fe de ello, no colaboran en la medida en que la sociedad necesita en estos momentos de ellos.

- Estamos ante un problema de conciencia deliberada. La mente, de la mayoría de ellos, está cerrada a lo que su inconsciente percibe. Han sabido cerrarse en si mismos, pensando que el problema no va con los de su posición. Y no es así, la solución está en su segmento operativo. Está en su toma de decisiones. Como dice el psicólogo John Barhg… < A menudo, no somos conscientes de las razones y las causas de nuestro propio comportamiento>. Es hora de despertar el afecto y los sentimientos para ayudar a la sociedad.

- No se sabe aún en que células o en qué neuronas está localizada la conciencia. Si es que esta hiciera falta para reaccionar ante los hechos. Hoy hay suficientes impresiones implícitas en tener que reaccionar ante futuro de España. Y la necesidad de que este rango de profesionales cualificados, reaccionen conscientes de la situación.

- En España, por la desproporción ante la población activa, y la gran cantidad de personal inoperante empleado sumados además los millones de desempleados, no existe la posibilidad, como ocurre en otros países el mantener una casta de empleados de la administración de por vida y generacional. El imparable empobrecimiento de España, sin ingresos por recaudación de impuestos, solo hay que ser un mediocre economista para percibir los números, en poco tiempo la situación será insostenible. El tiempo de acción esta en los próximos quince años.

- la inteligencia educativa y la inteligencia de los funcionarios y empleados públicos, deben de suplir lo que no harán viciados por sus objetivos, ni el mundo político, ni los protagonistas de empresas multinacionales, que pondrán sus posaderas allí donde les deparen más beneficios y hoy en el caso de España no existe mercado de consumo, ni competitividad industrial a corto plazo. El futuro está en al micro y pequeña empresa. En formarse con alta cualificación y actuar en el mercado mundial.

-El ser humano tiene la cualidad de recordar, de activar su memoria para recoger lo mejor de su experiencia y planear el futuro. Para eso sirve la conciencia. Las personas creen saber lo que hacen, pero a menudo de equivocan, dice Barhg y que las personas no saben realmente los motivos de cómo se comportan. Educadores y funcionarios, mirar en vuestra conciencia, observar el entorno de barro y trabajar para las AYUDAR a las próximas generaciones.

Dejar a los políticos con su política, los presupuestos que ellos mismos se aprueban, los blindan por lo menos para los próximos diez años. NO SERA VUESTRO CASO

- El futuro de España, debe de fraguarse en la capacidad de crear cientos de miles de nuevos negocios y con ellos puestos de trabajo por la potencial generación del personal desempleado y los jóvenes aún sin su primer empleo.