clip_image001En mayúsculas el título del libro, como su seguridad profesional basada en una experiencia probada. Solucionador de fisuras en la sociedad universitaria y empresarial. Defensor del cambio y la reinvención basándose en su máxima: Ideas, ideales y esfuerzo.

Marcet detecta lo subyacente negativo, lo eleva y le dispara con su saber pensar y hacer. Respeta a los actores que mueven la sociedad, prescinde de los mediocres pero no les perdona el serlo. Activa que estilo de cambio a lo necesario, se precisa en cada momento y para cada cosa que no cumple su objetivo funcional.

Analiza el deterioro del Estado del Bienestar y reniega de la incorrecta gobernanza que inunda estamentos y sociedades que están regentadas por personas que dan la espalda a la realidad y a la falta de atención, para crear e impulsar, en nuevo management que se requiere para acelerar la vida económica. Misión solo posible con una certera innovación sustentada en potenciar y premiar el talento.

En el día a día de su blog www.xaviermarcet.com , descubre, analiza y dictamina con su opinión el qué estimular y desarrollar, para poder aspirar entre todos a un horizonte mejor para el 2025 (por poner una meta). Emprendedor nato y profesor vocacional, que piensa “a lo grande” y con sus ideales intenta transformar la actitud de algunas mediocridades que mueven erróneamente la administración, empresas, partidos políticos y universidades.

Dice Xavier: “un día te das cuenta que has aprendido cosas que no pensabas que llegarías a saber…”. Qué suerte tenemos los que le seguimos en sus reflexiones y sobre ellas podemos proyectar el ingenio en el ejercicio de la profesión, para paliar en algo estos tiempos complicados. Su obra es de gran importancia en unos momentos en que las personas tenemos que mirarnos a nosotros mismos y provocarnos para lograr hacer mejor las tareas individuales y sociales. Es la era de la transformación para no quedar desplazados en la nueva sociedad globalizada. Con pensadores como Marcet, el cambio sí es posible, y ahí con estas “cosas que aprendemos después” no regala un universo al cambio: en lo sinuoso, a aceptar caer mal, a fortalecernos, tiempo y autoestima, saber priorizar, liderar escuchando, respeto a los demás, no quejarse, aprender y saber emocionarnos, ser parte del equipo. Las diez consignas de Xavier Marcet que seguidas a tiempo con seguridad meridiana, pueden ser un antes y un después, para quién este dispuesto a cambiar para mejorar la sociedad.