X_Hercolano (8) … "Brindemos por el genio de la ingeniería romana. Brindemos por el Aqua Augusta, que nos avisó de lo que iba a suceder". — Comentan los comensales en la noche del 24 de Agosto del año 79 d.C. — Ante la evidente erupción del Vesubio en Pompeya—  “El estallido de la cumbre había sido la culminación de otros fenómenos: la presencia de azufre, las nubes de gases tóxicos, los temblores de la tierra, el corrimiento de tierras que había seccionado la matriz del Augusta[1], la desaparición de manantiales. Todos estos sucesos estaban relacionados… y ninguno de nosotros supo verlo — dijo Plinio meneando la cabeza—, Hemos estado ciegos como el viejo Pomponiano, que creía que todo era obra de Júpiter… “ (*). Así describe el autor la situación en el inicio de un mar de piedras y ceniza volcánica que inundó a Pompeya. Todo empezó en un día como hoy, en la madrugada del dicho día del estío.

Casi dos mil años después la sociedad sigue inmersa en un no querer entender los síntomas iniciales de la enfermedad, en esta caso la crisis económica y su derivada específica en la particular y caduca sociedad española que se aferrara al destino creyendo que sin hacer lo necesario se resolverá y lo demuestra no reaccionando ante los evidente signos como síntoma de tener una sociedad política que no está dispuesta a reinventase mientras tengan teta dónde mamar. A uno le entra miedo cuando se para a pensar en el derroche que los administradores políticos hacen con el dinero prestado endeudando a las siguientes generaciones. Cuando va a producirse el cambio y que empiecen a tomar decisiones para gobernanza hombres honrados, con conocimiento y compromiso para elevar al País, ahora derrotado ante el mal destino económico que se ha fraguado en estos últimos años. Hacen falta hombres y mujeres que sepan controlar con el conocimiento la fuerza y poder para necesario para reordenar la sociedad en compromisos y deberes. Ediles sepan gestionar sin mantener deudas políticas ante quienes financieramente deben de aportar soluciones. ¡Haremos grandes cosas hoy! Con la lección aprendida y no sucumbiendo ante el miedo al futuro. Derrotar al destino, debe de ser el objetivo de una nueva sociedad: política, universitaria y empresarial. Nada será posible sin personas que lideren a la sociedad española en estos tres determinantes ejes de actividad.

“¡Qué los dioses nos libren de un hombre honrado!”(*). Necesitamos producir, hombres honrados, como antídoto para la actitud permisiva de la codicia, las corruptelas y la injusticia, que digieren solo iniciativas que a ellos les beneficia. Romper la estrategia objetivo de quienes especulan con las personas. Y, retornando a la Roma histórica, donde esta verdad ya era evidente, en todo aquello que movía dinero: “los acueductos (hoy obras de infraestructuras y demás) siempre habían dado lugar a corrupción… Atilio[2] sospechaba que la corrupción alcanzaba los niveles más altos… El ingeniero nunca había tenido que ver con todo aquello. No obstante no resultaba fácil encontrar un hombre honrado en Roma; un hombre honrado era un estúpido[3].

“La ruina de un hombre es la fortuna de otro” (*). Crear una nueva educación que genere muchos Atilios como guías y ejemplo para la juventud. ¡Ay, sí! Por qué no hay que perder el horizonte de que tendremos que rendir cuentas de la actual parsimonia con que la actual sociedad de adultos está horneando el futuro y que de momento solo mira en el “para mí y ahora” explotando su conocimiento focalizado a que todo debe de cambiar. Urgente es el crear e imponer en todas las direcciones la nueva ética: “la sociedad presente debe de trabajar para la sociedad futura”. Como dice el autor de la obra aquí mencionada Robert Harris: “Dios es el hombre ayudando al hombre”. Que bien mirado no está nada mal.

Quién se considere culto y en posición de poder girar hacia esa nueva sociedad nuestro país, debe de hacerlo sin más demora. No entender al hombre por sus debilidades y utilizar estas para amansarlo y sí como la pieza clave para que con una nueva cultura el poder superar el parto de la imparable globalización y poder tener lograr la posición que se merecen las venideras generaciones. La señal de que no lo estamos haciendo bien, cada día deslumbran con los titulares de prensa. Cambiar es el reto de todos << Que así sea>>.


[1] Canalización de abastecimiento de agua a Pompeya y más poblaciones.

[2] Ingeniero aguador en la Roma Imperial; Honrado personaje en la obra de R. Harris.

[3] (*) Obra: Pompeya Año 79 d.C….; Robert Harris; Ed. Grijalbo.