XB_Fiesta Hace meses, no años que los escándalos de corrupción política en nuestro país no cesan. Cuando no son de un color, son de otro. El ciudadano de a pie ya no distingue, el bien del mal,… todo son estafas como la noticia más normal del mundo. La corrupción ya hizo fracasar el último Gobierno de Felipe González… ¿Y Marbella? Jesús Gil, Julián Muñoz, la Pantoja… Ahora Valencia, Madrid, Mallorca, Barcelona… Hace cuatro mil años la civilización más antigua del mundo que pervive, China, ya tenía penas para los casos de corrupción. ¿Va esta intrínseca al ser humano? ¿Es inevitable? Miremos al resto del mundo. El los países nórdicos robar dinero público está muy mal visto. La población está concienciada con aquello de que Hacienda somos todos.

¿Qué nos pasa en éste país? Se calcula que hay un 25 % de economía sumergida. Y digo yo: si la tenemos controlada, ¿por qué no la perseguimos? Sabemos dónde esconden dinero las grandes fortunas, ¿por qué no las intervenimos? A todo ello nuestro país tiene un 20 % de paro in crescendo. Esto sí cuando buscas personas para trabajar recogiendo fruta éste verano en nuestro campos, no ha habido manera de encontrarla…

La única explicación que se me ocurre es cultural: somos un país descendiente del Lazarillo de Tormes. Y aquel, que roba, estafa, prevarica y extorsiona aún está bien mirado. Y no me refiero a los grandes rufianes, no. Me refiero a aquel, que cobrando el paro, trabaja en negro. A aquellos que hacen lo posible para trabajar sin IVA, etc. Y los políticos son el reflejo de la sociedad. Así, ¿qué esperamos? Pues exactamente lo que tenemos. Por eso hemos de mirar cómo lo hacen los otros. Y me refiero a países con administraciones tanto o más complicada que las nuestras. Tomemos ejemplo de EEUU, todo el que aporta un dólar a las campañas y partido queda reflejado.

¿Tan difícil es pensar en una Ley de éste tipo para éste país? Y lo más curioso, ¿por qué nadie habla de prevención? ¿Son los partidos políticos los primeros interesados en la no transparencia? Nuestros votos dependen de lo que sentimos. Y lo que sentimos está directamente ligado a nuestro inconsciente. El inconsciente de todos los seres humanos determina el ochenta por ciento de nuestro comportamiento.

Y esto se traduce en igual que alguien nos cae bien o mal sin saber porque, muchas veces votamos a determinados políticos porque nos gustan, nos inspiran confianza, hablan y nos llegan al corazón… España debe de dejar de ser lo que es, no más que los delincuentes que campen todos los día del año como en la mejor de las fiestas populares .