X_musico mamboLos que utilizan la nación contra el pueblo, dice Jordi Barbeta en La Vanguardia en su artículo Ahora o nunca: a por ellos. Da mucho que pensar, el periodista directo y valiente hace una alegoría sobre los patriotas que se autoeligen a si mismo y su mérito es mantenerse en el poder sin atender las promesas políticas progresistas. La actitud de: esto es mío, lo gobierno yo, hago lo que quiero porque no tengo que rendir cuantas a nadie. Es posible que se haya acabado en la España que tiene que reinventase o seremos polvo de la globalización. Al vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, no le ha temblado el pulso en esta ocasión, que al fin y al cabo ha afectado una gran parte de ciudadanos en un mal que tiene consecuencias, cifras y castigos. Si a la justicia no le tiembla tampoco el pulso, este hecho será un antes y un después que puede empezar a poner las cosas en su sitio a otras muchas situaciones creadas por grupos sectoriales de profesionales antidemócratas han hecho de su poder un festín .

Nadie en este país tiene derecho a explotar su poder en beneficio propio y en detrimento del pueblo. Por lo menos, este es un apunte que muy bien define La Constitución Española, como es el derecho a una educación de calidad, trabajo digno, la vivienda, tener derecho a una justicia imparcial… casi todo lo que tiene sentido común está contemplado y en muchos puntos no cumplido. Viene ocurriendo hasta ahora que los que tienen que gestionar bienes comunes y para eso ocupan cargos, tienen poder y además cobran para ello y no lo hacen bien (y en muchos casos muy mal) hasta ahora no han respondido de sus deficiencias a la sociedad  que los ha elegido.  El consentimiento del poderes público ante hechos como admitir el derecho de los bancos de volver la espalda a las empresas, ha embargar estos los mismos bienes que antes con su márketing agresivo habían vendido a incautos ciudadanos con ilusiones infundadas basadas en la economía del trabajo del país. Los errores que se están produciendo en la educación con tasas de fracaso escolar nunca imaginadas, y que a esta la sociedad de cargos docentes nadie les pide cuentas. Las ineficiencias de miles de funcionarios que entre ellos mismos dicen conocer por el incumplimiento de sus obligaciones y siguen campando a sus anchas por todas las organizaciones nacionales, comarcales y municipales, dónde nadie se atreve ni a nombrar el reglamento sancionador para eliminarlos. Los organizaciones mantienen a miles de parásitos que cobran del ciudadano sin este saberlo. Si el Presidente José Luis Rodriguez Zapatero se percatará de ello y empezase una limpieza singular se ganaría la confianza ciudadana ansiosa de líderes que sepan enfrentarse a las realidad de transformar un país de pandereta y  prestaciones en otro sustentado por una cultura de calidad, una economía progresista y una internacionalización imparable: EDUCACION, ECONOMIA, GLOBALIZACION. Las tres realidades del siglo XXI.

El caso de los controladores aviva la lumbre de que pueda empezar si el Ejecutivo se arma de valor en ordenar el País y poner a los empleados de las organizaciones públicas en su sitio, y el que no cumpla a la calle, si no rectifica de su negativa actitud. Las organizaciones políticas tienen que asumir que son ellos los representantes del pueblo y deben de exigir a cada cual que cumpla con la parte de obtener buenos resultados de sus contratos obligaciones o perder su puesto y paga. Los privilegios distancia del pueblo y el tiempo los transforma en tremendos errores de atribución fluye la prepotencia y la codicia olvidando de que todos somos parte de un ente país. Es el momento del cambio, del poner a flor de piel las obligaciones que cada uno tiene y debe de cumplir. El poder del Ejecutivo puede hacerlo como esta vez a demostrado dejando con la boca abierta a la oposición política. A Rubalcaba no le ha temblado el pulso ¿Es eso ser líder?…

Hay comunidades de afectados que esperan acciones ejemplarizadoras como en caso de las víctimas de los señores controladores aéreos. Los millones de desempleados por falta de políticas financieras y empresariales. Los miles y miles de jóvenes que forman las cifras de fracasados escolares. Los desahuciados de sus viviendas porque creyeron en la firmeza de las políticas de empleo. Los inmigrantes que ahora sobran y ellos aún no entienden porqué. Siempre detrás de un problema hay personas que lo han ocasionado. Va siendo hora que se les exija resolver y no seguir de rositas como esta ocurriendo en nuestro País. Mirando desde el tendido, con la barriga llena como se desangran varias generaciones de ciudadanos a cambio de nada.