B_FIMI_Muy malEl poder mal ejercido es la causa del fracaso político que la propia naturaleza del individuo provoca. El poder puede transformar los valores en errores por un mal comportamiento, y ello se acucia más se está en el poder durante más tiempo del conveniente. Unos de los primeros síntomas en el caso de los cargos electos es exigir la autoestima a los ciudadanos sea como sea cuando se obsesiona la mente y si quien lo obstante o desea comulgar con él carece de una formación bien cimentada y en el caso de la política está a la orden del día. El ocupar cargos implica la necesidad de saber emplear bien el poder y la autoridad. Términos que salvo excepciones, el individuo confunde su significado esencial y más en la política municipal. Esta deficiencia sumada al error fundamental de la atribución es el binomio perverso que causa del caos en la organizaciones y el ciudadano lo percibe y no se merece esta medicridad. Barcelona hoy es un ejemplo de ello por lo que se aprecia en los mensajes subyacentes de las actuaciones y declaraciones de los principales actores candidatos a la alcaldía de Barcelona: Jordi Hereu, Montserrat Tura y Jordi Trias.

Poder, mandar, decidir por los demás es la obsesión de muchos y también como consecuencia soldada la cargo es el medio para asegurar el propio pesebre y el de los de su entorno. Todos empujan a subir al ring o de los medios publicitarios para buscar la notoriedad, intoxicar al ciudadano despistado y pillar el voto. Así lo explica hoy Enric Serra en una larga entrevista en La Vanguardia. El que viene de campeón en el cara a cara en la prensa es el “amigo” Hereu, porque es así como insiste y obliga a los ciudadanos a que lo pervivan. Cosa imposible que se gana apulso día tras día. Solo hay que ir siguiendo sus discursos repletos de plantes y enfados más al estilo “neoprogre” que al de socialista culto. Yo, así lo intuyo.

La señora Tura, mujer, con pretensión obsesiva a desempañar el papel de alfa para dirigir a la manada de ciudadanos, ella así se lo cree, y lo evidencia con sus reacciones de contundentes cuando golpea a su contrincante en la cabeza, ya que el señor Hereu de ideas fijas y talente prepotente tiene cerrado a cal y canto su sistema cognitivo para entender que además de hablar hay que saber escuchar, entender y cambiar. Tura ansía ser líder, ya veremos cómo lo ejerce si llega al caso.

Jordi Trias, el de toda la vida en el ayuntamiento, aspira también a gobernar una ciudad cosmopolita, que requiere ser redirigida para posicionarse en el nuevo paradigma que está forjando la globalización y requiere que sus alcaldes de categorías, que sean los mejoras, los más preparados, expertos para poder negociar sin interlocutores las oportunidades internacionales, porque ahí está el negocio para Barcelona y ahí el señor Trias lo tiene más para entenderse en inglés como él ha dicho en un medio de comunicación “el inglés solo lo chapurreo”. Si el aspirante perpetúo a la alcandía durante tantos años no ha percibido la necesidad de la multicultural lingüística. Apaga y vámonos. Vaya, que solo hace falta para ejercer de de alcalde, los méritos básicos en una carrera política interna y no la formación para capacitarse de conocimientos internacionales. ¡Ah¡ también puede haber pensado, que quién pretenda del exterior relacionarse con Barcelona lo haga en el idioma nacional: El català. A falta de pan, buenas son tortas. Y es muy posible que el señor Jordi Trias, sea el alcalde cuando los otros dos candidatos se eliminen entre ellos con sus bófetas, aunque ahí a ese distancias es donde una hembra alfa tiene más posibilidades de sobrevivir(1).

¿Por qué llego a pensar todo esto?… simplemente por lo que dicen observadores como Rafael Nadal sobre el actual alcalde que indica en los medios prensa que no o habrá hecho bien y propio partido político es quién monta no lo puede descabalgar y enfrentar a los dos candidatos del PSC. A mi entender todo esto, es un inmerecido espectáculo en el que los ciudadanos somos obligados espectadores. y que ni por asomo aspira a ser de la calidad de un Circo du Soleil y si más próximo al teatro de Manolita Chen. Muy atrás en las gradas de general, de vez de en cuando se levanta el candidato de la oposición Jordi Trias y dice algo, siempre está “suprimiendo cosas” como la revista "Barcelona Informació". Muy seguro de que combate será nulo entre los púgiles socialistas. Este señor sustenta su autoestima en declaraciones como: “porque a mí me apoyan Mas, Duran y Pujol y los dos partidos, y desde siempre".

Poder y autoridad es algo que imponen, no se quedan en seducción, carisma, legitimidad, auto censura… nada aquí mando hoy aún yo y cuando vuelva a mandar lo haré…. Cómo, porqué no lo explica Hereu. Y los demás candidatos tampoco. En dicha prensa Antoni Puigverd, relata… “"Si gano - dijo al final-, quiero que ella esté en mi lista". Tura, gélida, le cortó: "Él dijo que no estaría en la mía". Y el pobre Hereu: "Es que yo he sido… soy el alcalde". Lo dijo agachando la cabeza, sin mirar a la cámara”. No sería mejor que estos electos candidatos para gobernar la ciudad de Barcelona, explicasen a todos de cómo van a ejercer su poder, si mediante la seducción, si potenciando su legitimidad ante otras instituciones, con qué tipo de carisma para que no provoque miedo, de cómo van a emplear su autoridad en su ayuntamiento en el aspecto jerárquico, funcional y cómo van a ganarse la autoridad por el prestigio.

Mal ejemplo están dando. Este tipo de mensajes negativo llega a los ciudadanos y lo peor a los integrantes del consistorio municipal que serán sus colaboradores y estos ahora deben de estar en un estado duda permanente de con quién acabarán teniendo que comulgar y al visionar la falta nivel político.  Me niego a reconocer que recogemos lo que hemos sembrado. Sí a que hasta ahora, el ciudadano flotando en el Estado de bienestar ha regalado su voto. Cosa que ahora no debe de ocurrir sería un fatal error para los próximos años que se avecinan donde la gobernanza debe de der muy eficaz. Aunque no resido en Barcelona, si sufro el deterioro de la misma una ciudad entregada sin concesiones al turista barato y al colectivo de tiendas todo a cien. Se dice que la ciudad de Barcelona en la de más interés turístico después de París, y que su turismo va de tiendas a Louis Vuitton. No es eso lo que se percibe mientas debes protegerte la cartera y el bolso ante la pillería que lo rodea todo.

 

(1) Indicación del naturalista Joaquín Araújo; RNE.