Libro PIlotos del margenLas personas que conforman la dirección de la empresa deben de hacer el ejercicio de sincerarse con ellas mismas, de predisponerse a que hay que aprender nuevas competencias y habilidades de modernizar el management, y todo ello sin desaprender ni olvidar su experiencia. Para superar la nueva situación en las empresas hay que crear nuevas forma de operar en las organizaciones y sobre todo emplear pedagogía sobre todo el personal para que entienda y asuman que el mundo a cambiado. Nada será como antes. Aceptar por parte de los directivos que deben de reinventarse ellos mismos y diseñar nuevas formas de trabajar para todos. Entender el concepto innovación, que es el hacer las cosas de otra forma más efectiva, es el primer paso para poder superar nuevas problemáticas situaciones que por carecer de antecedentes no es posible aplicar soluciones predeterminadas.

Es el momento de la humildad, de observar alrededor y aprender de quienes ya están saliendo de la crisis, que los hay, saber buscar asesoramiento que quienes tienen información de cómo hacerlo, en los profesores progresistas y en otros directivos que ya han hecho los primeros pasos para innovar y aprender de sus experiencias. Leer, estudiar, dedicar tiempo a la reflexión y sobre todo saber retenerse a antes de tomar decisiones precipitadas sin la suficiente información holística que esconde de forma subyacente indicadores importantes que pueden decidir el éxito o el fracaso. No creer en la suerte y si en el trabajo.

Saber crear una información sencilla y transparente para que con facilidad se puedan tomar decisiones en el día a día, sin tener que esperar a reuniones que nunca se llegan a agendarse por confundir lo urgente con lo importante. Entender el concepto de “productividad”, de “innovación abierta” y de “talento”. Hay directivos que nunca se plantean reflexionar sobre ello. Predisponerse a transformar la empresa a mediante reciclando la mente de todas las personas que trabaja en la misma. Romper la rutina y activar la creatividad para hacer “más con menos”.

La crisis obliga a innovar y la innovación que bien lo indica Xavier Marcet “sin disciplina no existe” o la innovación tiene más que ver con la gobernanza que con la creatividad”…. Saber hacer de otra forma. Sanear la mediocridad en todas las áreas de la empresa, dar una oportunidad de cambiar. Una organización competitiva no tiene sitio para todos aquellos que dan la culpa a los demás de sus incumplimientos, ya no hay tampoco “tempo” en las organizaciones modernas para los acomodados, esos que pasivos esperan que los demás les solucionen su economía. Recordar que el MÁRGEN es la única causa de existir una empresa mercantil. SIN MÁRGEN NO HAY EMPRESA. La sistemática consecución del márgen, es el síntoma positivo para llegar a la competitividad que hoy requiere la sociedad empresarial en el mundo de la competencia global.

Dos son las áreas de actuación básicas en la que los directivos de una pequeña empresa deben de concentrar su inteligencia resolutiva: Producción y Mercado

PRODUCCIÓN:

1.- Fijación del márgen objetivo antes de empezar cada proyecto/encargo y quien sea responsable de producción rinda cuentas de ello.

2.- Declaración cada día la aplicación de Hh y medios/encargo, como obligación ineludible antes de acabar la jornada de todos los que intervienen en las tareas.

6.- Los trabajos no previstos en los presupuestos deben de objetivarse y aprobarse a priori <consumen parte del márgen obtenido>. No permitir sorpresas en cuestiones que afecten al márgen.

3.- Marcar y definir indicadores que con la frecuencia que se requiera que detecten desviaciones para la toma de decisiones correctivas.

4.- Un márgen negativo es malo, pero también el demasiado positivo que el cliente acabará detectando y pone en riesgo su confianza y rompe la fidelización.

COMERCIAL (Mercado):

4.- Potencia realización de ofertas.

5.- Potenciar la captación de nuevos clientes.

6.- Marcar y definir indicadores que con frecuencia semanal detecten la necesidad de toma de decisiones correctiva.

7.- Potenciarse la actividad comercial para tener opción a nuevos clientes como nuevas oportunidades.

EQUIPO DIRECCIÓN con imaginación:

8.-Definir el Tamaño de la Empresa en base a las posibilidades posibles del mercado fluctuante por las reestructuraciones de las grandes organizaciones. Está cambiando el orden económico del mundo y ello provoca una alternancia en los proveedores de servicios y productos en cada uno de los puntos de la cadena de valor de las empresas sobre todo en las internacionales.

9.- Crear y trabajar con Presupuestos- Objetivos Flexibles. Definirlos y ajustarse a ellos cada vez que se aparece un acontecimiento que afecte la previsión de facturación. Informar a las personas influyentes de la organización para una eficaz toma de decisiones y motivar la consensuación. El tradicional seguimiento de explotación anual ha muerto, las decisiones deben de tomarse en los momentos que se requieran cada vez que sucesos acaecidos implique redefinirlo.

10.-Diseñar y desarrollar un Plan de Formación Permanente. Todo cambia, además muy deprisa. Un equipo directivo debe de asumir que el futuro de la empresa depende de sus decisiones y su capacidad de resolver. Las decisiones de un directivo se basan en la aplicación de su conocimiento y experiencia. Debe de plantearse y ejercitar el aprender de los demás y de otros más capacitados que él. Beber del conocimiento y experiencias vividas por otros, es el valor que debe de aportar el directivo a su organización.

[Comercial-facturación] [Producción-margen] [Formación-conocimientos]

[Tamaño Empresa] [Presupuestos-Flexibles][Valores vs. mediocridad]

Si una empresa entra en una situación fuera de objetivos, es evidente que en su momento no se visionaron los problemas o los cambios que podías provocar estos. Estar fuera de objetivos es la evidencia de gobernar con un management fuera de tiempo. Reconocer esta situación por parte de los directivos es lo más complicado por lo que afecta a la parte humana de los mismos. Reconocer que los problemas han superado su saber hacer, requiere valentía y honestidad. Estos valores solo afloran en aquellos directivos que están integrados de corazón en la organización y la quieren como su proyecto personal. Decidirse para capacitarse, y sustituir el miedo por riego personal y la soberbia en reconocer los errores por humildad es adquirir los valores que la nueva gestión empresarial requiere para no morir en el intento de buscar para la pequeña empresa una posición en el complejo mercado global.

Próximo Post: 14 Abril´11_MÁRGEN POSITIVO. Lograrlo en cada encargo o proyecto solo es posible si el “management” de su dirección es visionario, innovador y con mentalidad progresista