I-jovenesLa sociedad política debe de activar las políticas de empleo para lograr trabajo para los jóvenes y es una acción que fracasa porque el tejido empresarial establecido está en recesión y concentrado en reducir sus presupuestos justamente eliminando puestos de trabajo. El futuro de los jóvenes está acotado por la crisis económica, con sus efectos negativos que sorprenden a la inteligencia y acababa afectando en estado emocional de las nuevas generaciones. Efectos colaterales y subyacentes cada día surgen de nuevos y desestabiliza el orden familiar, profesional y social dogmático establecido. Como consecuencia, los jóvenes están reaccionando ante estos factores negativos que vaporizan sus posibilidades de tener esos ingresos dinerarios necesarios para realizar sus actos económicos. Los precipitación de acontecimientos diarios obligan si más pérdida de tiempo en aceptar la realidad y sobre la misma hacer un ejercicio realista centrado su análisis en la estructura del sistema internacional (global) y los mecanismos que han provocado la crisis. Visionar que el futuro desde una óptica radical y plantearse la comunidad de loa jóvenes que ellos solos son los que deben de fraguarse un sistema propio para sobre el mismos establecer su egoeconomía.

El pensamiento neurocientífico ve la economía como demasiado abstracta y ajena a los mecanismos de interés del cerebro. Pero no así en la comprensión de los efectos de la misma para la necesaria toma de decisiones sobre en acciones que ayuden desarrollar nuestros intereses de cómo ganar dinero, es decir, generar acciones egoeconómicas. Este planteamiento de pensamiento es posible un  cruzando e intercambio de conceptos entre la neurociencia, la psicología y la economía. La situación de miles de jóvenes está supeditada a que las políticas de empleo resuelvan un destino para que puedan ganarse la vida y por la situación de hoy no es posible por falta de recursos, a lo más que podrán llegar es a facilitar una FORMACIÓN que sea la pedagogía de cómo enfrentarse al futuro y enfocada a que cada uno de los jóvenes resuelva su egoeconomía mediante el autoempleo o la emprendeduría. Las empresas y la administración en el próximo decenio solo generarán empleo para una muy pequeña minoría de aspirantes.

Estudiar el comportamiento moral de los sujetos económicos, destacando la codicia en ganar más a costa de todo y los defectos de forma de los modelos replicados sean neoclásicos, conductistas o de cualquier otra tendencia económica. Ha provocado un retroceso de las personas a replantearse al origen de los conceptos naturales. Hoy visionando las nuevas necesidades vitales para la gente y aceptando la realidad de los medios disponibles implica crear de forma urgente una nueva economía de perfil transversal que se desarrollarse de menos a más partiendo de poder cubrir las necesidades básicas de los individuos que inician su actividad económica en a la sociedad es decir “El joven”. Esta acción cognitiva la acuñamos con el término “egoeconomía”. Partir de la solución individual para llegar a la tribal, empleando las oportunidades de la globalización y el conocimiento del efecto de los países en desarrollo. Memoria espejo con quienes progresen desarrollando pensamientos con la parte derecha del cerebro y cerrando el proceso cognitivo de la parte izquierda saturado de normas y tópicos caducos que no sirven para crear futuro.

Detectar y evidenciar las situaciones que alteran el status socio-económico es fundamental para buscar alternativas y no vale hacerlo con tópicos aprioristas y sí basados en un empírico análisis concienzudo que ha llevado a la situación actual. Los sucesos negativos predecibles alteran la comprensión de la conducta humana llegando a alterar el estado psíquico, (miles de jóvenes en paro están lamentablemente en este estado anímico), debido a los componentes de valores emocionales negativos que rodean su entorno y el dogmatismo errado de las políticas de empleo.

También pueden alterar el estado psíquico de los jóvenes las situaciones del “miedo (emoción)” que puede ser defensiva en unos casos y revulsiva en otros que los llevan a asumir la trágica realidad de nuestra economía (la del euro). El miedo una vez conocido debe de ser un revulsivo disonante cognitivo que ayude a encontrar los caminos de superación y progreso de las nuevas generaciones orientadas a encontrar nuevas concepciones positivas para la actual situación social, empleando de pleno al esfuerzo en el estudio de destrezas y habilidades imprescindibles para descubrir las escasas oportunidades de resolver la egoeconomía. Otros puntos de vista, siempre anteriores a la crisis subprime, que han desgajado las bases conceptuales de la economía que nos ha llevado al caos, como dice el periodista Tim Harford en sus libros, refiriéndose a estos en cómo falsean la realidad: “…siempre buscan la lógica que se esconde detrás de la vida, la manera en que le dan formas incontables y ocultas decisiones racionales”.

La Ciencia Económica estudia los mercados y las oportunidades y la Emprendeduría debe de partir de la misma como el actor principal para crear un Mundo Empresarial. Abrir la oportunidad a “Jóvenes Emprendedores” es la solución. Enfocar el progreso sobre la realidad vital de que los jóvenes deben de sobrevivir y sobre esta acción, activar la creación de nuevas actividades empresariales. Los jóvenes deben de coger las riendas en los próximos diez años para ser el motor humano que arranque de la nueva economía. Es decir, sumando el conjunto de decisiones y acciones que van a desarrollar de forma individualizada para conseguir el dinero imprescindible para vivir cada uno de ellos, dentro de la sociedad de consumo dónde habita, crear un colectivo un colectivo que los haga más fuerte y puedan asumir el poder decisorio político, para transformar la sociedad.

Más sobre el tema:

25 Abril-12.-El poder de los jóvenes, ordenará el futuro; su reacción ante lo establecido cambiara la sociedad

27 Abril-12.- El joven de hoy, no es un “homo economicus”; egoeconomía es su inevitable enfoque del futuro