X_5 terresMe refiero a Ben Yoskovitz, autor de “instigadorblog” , sitio que visito frecuentemente con atención por la lúcida contundencia con que razona situaciones y ejecuta opiniones con el “espíritu cultura de Canadá”. Me ha sorprendido y enganchado su última publicación en la que deje aparcada su actividad comercial y asesoría a la que se dedica y abre su corazón ante la memoria de un hermano que murió hace años.

En estos momentos de incertidumbre está ocurriendo que para coger la fuerza necesaria para luchar con los enemigos virtuales que nos han “comprado” el futuro, hay que volver el corazón a valores pasados. Pensar en cómo resolver las incertidumbres que cómo personajes invencibles avanzan sin parar hacia nosotros es un ejercicio que hay que hacer basándose en de “dónde venimos y a dónde vamos”, que sea lo que elegimos y no lo que nos impongan por haber dejado en manos la supervivencia de nuestra la tribu. A Yoskovitz, lo tenía por un tipo duro por sus planteamientos. Ahora conociendo su humanidad, aún seguiré atento sus indicaciones sobre cómo mover los negocios desde su visión que está fuera del acoso del euro.

Entre otras reflexiones: … Es absurdo cuánto sufrimiento hay en el mundo. Y cuando la gente dice "la vida es corta," siempre están bien. La mayoría de la gente realmente no sabe lo que eso significa. Algunos sí lo saben. … Mientras que no sea cáncer, ya es suficiente de mí. … Yo no creo que hubiera logrado mucho de nada en mi vida si yo fuera un terco e irracional. … Si usted puede alcanzar la felicidad aunque sea un poco más en su vida a través de cualquier cosa, usted se debe a sí mismo para intentarlo por lo menos.
Y, gracias Ben por aportar tu vivencia y principios como una ayuda en momentos muy difíciles para mi País.

Remembering My Brother: Jacob Yoskovitz (May 14, 1977 – April 22, 1986)

Hoy, 22 de abril, marca el 26 º aniversario de la muerte de mi hermano.
Murió en 1986 a la edad de 8 años de leucemia. Tenía 10 en ese momento. Él era mi único hermano. Por extraño que parezca, él y yo compartimos un regalo de cumpleaños - 14 de mayo. Nació dos años después que yo. No sé cuantas posibilidades tenía, pero en todo caso eran pocas. Y 22 de abril, el día Jacob murió, también era el cumpleaños de mi tía. Era (y es) nuestro más cercana tía, muy querida por Jacob (y yo).

Desde que empecé a bloguear en 2006, he tratado de escribir este post. Allí estaba el proyecto de vez en cuando, algunos garabatos en un bloc de notas, y un montón de "escribir en mi cabeza." Por alguna razón, me he decidido a escribir ahora, a pesar de que agonizó sobre si debe o no publicarlo. Y mientras estoy publicando esto en Internet para que cualquiera pueda leer (y, presumiblemente, a permanecer archivados durante el tiempo que existe el Internet), estoy escribiendo esto para mí.
Así que si usted no está interesado en un largo, supra-personal post sobre mi vida, no siga leyendo.
Jacob fue diagnosticado con cáncer cuando él tenía 6 años. Sufrió por dos años. No era eran luchas ocasionales para la remisión, y tampoco duraron mucho tiempo. La mayor parte del tiempo fue yendo y viniendo entre Guelph (donde vivimos) y el Hospital de Toronto para Niños Enfermos. Pasó mucho tiempo en ese hospital. Lo mismo hicieron mis padres. He visitado a Jacob allí, pero nunca he estado durante largos períodos de tiempo. Yo seguía yendo a la escuela, y creo que mis padres querían que me proteja de lo que estaba pasando. Así que me quedé con los amigos de la familia, a menudo durante semanas a la vez, y trató de llevar una "vida normal".
Extraño a mí hermano. A menudo me pregunto cómo sería si hubiera sobrevivido. En ese mundo de fantasía, somos los mejores amigos, lo suficientemente cerca de la misma edad que han compartido juntos muchos hitos: cumplir los 30 años, casarse, tener hijos. Quién sabe…
A menudo me pregunto qué sería. Él y yo éramos muy diferentes, siempre he sido más grave, siempre fui más tonto y más divertido. A él le gustaba trajes de esmoquin, no podría importarme menos lo que llevaba (siendo una especie de verdad.) Puso un gran empeño en hacerle vacaciones y fiestas, pero no lo hice. Incluso cuando estaba enfermo, tenía una personalidad jovial y disfrutaba tanto como pudo, aunque como era de esperar, hubo ocasiones en que estaba tan enfermo y en tanto dolor (agravada por la quimioterapia) que ni siquiera su brillante personalidad pudo brillar a través de él. Yo realmente no sé lo que sería, pero tengo la sensación de que sería un tipo divertido para pasar el rato con él. Y cuidadoso. Ridículamente cuidadoso.
Mi recuerdo de mi infancia es muy irregular. Mi memoria en general es mala, pero es sorprendente lo poco que recuerdo de la enfermedad de mi hermano. Tal vez se me bloqueó a conseguir a través de la situación, realmente no lo sé. Pero hay cosas que sin duda me acuerdo. Recuerdo que los dos disfrutamos de LEGO. Se utilizó para construir Transformers y Thundercats a partir de LEGO, jugando en nuestra habitación (que comparte con literas) durante horas. Me acuerdo de comer una gran cantidad de comida de los hospitales (no hacerlo), incluyendo sándwiches de jamón y queso en pan blanco. Estoy bastante seguro de que comía como un mecanismo de defensa. Recuerdo que tirar las cosas el uno al otro de nuestras literas (yo estaba en la litera de arriba, él estaba en la litera de abajo) y haciendo bromas mientras se suponía que debíamos estar durmiendo. Recuerdo que fui de vacaciones a Cape Cod, cerca del final de su vida. Mis padres ya sabían que todo había terminado, pero no lo hecian. Tuvimos un gran momento de comprar una tonelada de equipo en una tienda de excedentes del ejército y jugar GI Joe. ¿Alguna vez amar a G.I. Joe.
Recuerdo el día que murió, cuando amigos de la familia vino a recogerme a la escuela. Me llamaron de mi clase y me dirigí a la parte superior de un conjunto de escaleras. Mirando hacia abajo de las escaleras vi a nuestros amigos de la familia y supo al instante que mi hermano había muerto. Uno de ellos dijo, "Es hora". Volví a entrar en la clase, recogí mis cosas y me llevó a casa. Debe haber sido un paseo en coche de 20-30 minutos por lo menos, pero no tengo ni idea de lo que hemos hablado o dicho durante ese tiempo. Asimismo, no recuerdo la última vez que vio a Jacob con vida. Yo no estaba en casa la noche que murió, mis padres sabían que estaba llegando a su fin, por lo que se estaba quedando con amigos de la familia.
El mundo es un lugar de mierda, brutal. Es absurdo cuánto sufrimiento hay en el mundo. Y cuando la gente dice "la vida es corta," siempre están bien. La mayoría de la gente realmente no sabe lo que eso significa. Algunos sí lo saben. Es difícil decir cómo la muerte de mi hermano me cambió. No sé lo que sería como si no hubiera sucedido. Aunque siento que creció más rápido que mis compañeros (en ese momento), nunca superó también una gran cantidad de cosas de "niño". Todavía me gustan los dibujos animados, cómics y juguetes. Lo mismo ocurre con un montón de gente, pero para mí, "la captura de un poco de mi infancia" es mucho más que un toque de nostalgia. Es una manera de recordar a mi hermano.
-Al reflexionar sobre uno mismo es difícil. Miro hacia atrás en mi vida y la experiencia con Jacob, y se preguntan por qué no me impulsan más en términos de elección de la carrera (aunque yo siempre quise ser médico, yo no podía manejar los años de la escuela), o por qué Yo no doné más dinero a la investigación y la caridad. No sé si mi experiencia me hizo una mejor persona. De alguna manera el egoísmo personal y la pereza revocada mi deseo de ayudar. Eso no quiere decir que creo que soy una mala persona, pero miro lo que hacen algunas personas en el mundo -la forma en que se dedican a hacer una diferencia en los grandes medios- y me maravillo de su deseo y capacidad para hacerlo.

La gente es increíblemente resistente, más de lo que creen. No pocas personas han sido cada empujadas a su límite absoluto. Mis abuelos por parte de mi padre sobrevivieron al Holocausto. Pasaron años en los guetos y campos de concentración. Hablan acerca de cómo fueron empujar estos los límites La gente sobrevive tragedias horribles, horribles y experiencias de cada día. Y la mayoría son perseverantes. Tienes que creer en el espíritu humano y la voluntad de vivir. Son casi insuperables. Habiendo dicho eso, yo no soy un optimista cuando se trata de la raza humana. No estoy tampoco muy pesimista. Estoy… neutral. No es donde quiero estar, es sólo donde yo estoy. Nosotros (en conjunto) hacemos algunas cosas fantásticas, pero también somos capaces de hacer tan fácilmente el mal que es imposible para mí creer que la final lo hagamos bien. La vida es demasiado complicada para eso.
La gente también es increíblemente testaruda e irracional. Sabemos bien del mal, y aún así ir por el camino equivocado mucho. Sé que debo yo debo de comer mejor, pero no lo hago. Sé que debería hacer más ejercicio y no lo hago. No es que sabía que tenía que haber ayudado a Jacob, sino que debía haberlo hacho mejor. A veces creo que es mi manera de decir "Fuck you" al mundo (y a la muerte). "Voy a hacer lo que quiera, y no me va a conseguir." Por supuesto que eso me va a llegar algún día. Mientras que no sea cáncer, ya es suficiente de mí.
Si bien la obstinación y la irracionalidad pueden ser malas cualidades, pero también son buenas. Yo no creo que hubiera logrado mucho de nada en mi vida si yo fuera un terco e irracional. Me acaba de encender una y abandonado.

No he mencionado aquí mucho a mis padres. No puedo empezar a imaginar lo que pasó (a pesar de que yo estaba allí), y el dolor que sentía enterrar a su hijo. Todos sufrimos la pérdida de nuestras vidas, que es parte de la vida misma, pero perder a un hijo es inimaginable, incluso para mí. Es algo que tengo que forzarme a mí mismo de no pensar, ya que tengo dos niños de mi propia. Mis padres y yo tenemos nuestras diferencias, al igual que cualquier familia. Pero les amo y respeto profundamente por las personas que son y por lo que han pasado en la vida. Me dieron una infancia feliz, bueno. Para mis hijos, estoy triste por el hecho de que nunca van a conocer a mi hermano. Creo que Jacob hubiera sido un tío increíble. Y tengo miedo. Cada vez que uno de mis hijos se enferma, tengo miedo. Lo escondo, pero por dentro soy un desastre. La leucemia de Jacob comenzó con síntomas de gripe. Eso es todo. De "un resfriado" a una "forma rara de leucemia" es un infierno de un salto. Pero eso es a menudo la forma en que sucede. La mayoría de los padres no piensan de la misma manera que yo lo hago (aunque los padres son universalmente y en constante temor por sus hijos), un resfriado es el 99,99% de las veces sólo un resfriado.
-Mi hijo mayor Sam, se parece un poco como Jacob. Amigos de la familia que conocían a mi hermano se dieron cuenta de inmediato, sobre todo cuando Sam era más joven. Sam es un niño cariñoso y ridículo también. Esta a menudo pensando en los demás, como proteger a los demás (especialmente a su hermano más joven Quinn), tratando de hacer felices a los demás. Si hay un poco de Jacob en Sam eso me gusta.

Pienso mucho en la historia de Jacob. No de forma diaria, pero nunca está demasiado lejos de mis pensamientos. Pienso en él en los buenos tiempos (jugar con mis hijos), y en los malos. Pienso en él cuando me hace algo duro, el recordar lo que pasó. Tengo la sensación de que me da fuerza y me yuda mucho. Más de lo que probablemente se dan cuenta. Es todavía difícil, aunque - veinte seis años más tarde - para pensar en él. Nuestro tiempo juntos fue demasiado corto, y el dolor sigue ahí.
Mi objetivo con este post era compartir una parte de mí que realmente nunca ha sido compartida. Estoy compartiendo conmigo y para mí, y compartir con mi hermano y con él. Para mis hijos también. Nunca me atrevería a predicar a los que - no sé lo que has pasado. La verdad es que en realidad no se puede conocer a alguien hasta que usted sepa todo lo que ha pasado (vivido). Pero puedo decirles esto: Apuesto a que usted puede conseguir a través de él lo que sea. Está en nuestro mismo corazón de luchar la forma de sobrevivir. Usted puede hacerlo. Una cosa que me enseñó Jacob por cierto, era que iba a ser feliz. Es un cliché, pero realmente tan importante. Por desgracia, nunca la mayoría de nosotros podemos llegar ahí. Y aunque admiro las pocas personas que pueden dejarlo todo y hacer exactamente lo que quieren todo el tiempo, yo en este momento no pienso de esta forma. Pero lo que sí lo que buscan es la felicidad. Caray, yo soy feliz. Y creo que he hecho un buen trabajo trazar mi propio camino (con el hipo ocasional en el camino), siempre en un intento de ser y seguir siendo feliz. Si usted puede alcanzar la felicidad aunque sea un poco más en su vida a través de cualquier cosa, usted se debe a sí mismo para intentarlo por lo menos.

En la corta vida de Jacob, tocó a mucha gente. Incluso hoy en día, la gente todavía visitar su tumba, evidenciado por las pequeñas piedras o guijarros que dejan en su lápida (que es una tradición judía.) Uno de sus amigos de la infancia sigue dejando los juguetes pequeños en la lápida, una conexión pequeña a la amistad que compartían. Justo antes de que murió mi hermano, le pidió a mi madre para cuidar de sus amigos. Hasta el final, Jacob estaba pensando en los demás que le importaba.
Él era un chico maravilloso. Él era un hermano maravilloso. Y yo lo quiero.

Link a post original: Remembering My Brother: Jacob Yoskovitz

(Traducción de Miguel Carrión _para facilitar la lectura_ )