dif_2La moral y la ética se aprende si alguien la explica. Ahí el trabajo de los adultos en primer lugar de reinventase a sí mismos y transmitir esta necesidad a los jóvenes. Emocionarles e ilusionarlos para que estudien como único medio para adquirir el valor de progreso que requiere quienes están a este lado de la sociedad no formando parte de los ricos y la clase media alta. La FORMACIÓN PERMAMENTE en los adultos para adquirir esas nueva habilidades en al ámbito profesional y social es una urgente opción por el bien de la sociedad actual y las siguientes generaciones. Lo más fácil para las personas envueltas por el miedo es, encerrase en sí mismas, no comunicar sus inquietudes y dejarse atocinar por los espectáculos de masas que se presentan como el objetivo de éxito logrado y son puras cortinas de humos para las personas dejen de comunicarse en lo esencial: El crear un nuevo futuro económico. Esperando que aparezcan soluciones económicas para sus vidas, por parte de los mismos arquitectos del caos. Nada será posible y real si cada uno busca su propia solución. Salir del afinamiento de situaciones complejas, es posible. El ser humano puede hacerlo potenciando la capacidad de su inteligencia individual y sumándola a las de los demás y potenciando en desempeño entre todos. Las personas hoy, (por lo que vengo observando), no comunican sus problemas abiertamente, a muchas les da hasta vergüenza indicar que se van a quedar sin fututo. Este comportamiento de esconder su realidad manteniendo, lo mantienen vivo las fuerzas políticas para romper el poder del pueblo. El objetivo de los políticos es que no se colectivicen los problemas y poder controlar evitando situaciones que harían peligrar su posición de poder.

Los ciudadanos que sepan o intuyan que el capitalismo no les va a permitir vivir honestamente,

… deben de crear y potenciar nuevas fuerzas ciudadanas tanto de izquierdas como de derechas, pero enfocadas no a la confrontación enfrentándose a impuesto capitalismo, en una lucha con difícil salida victoriosa. (cómo la táctica Napoleónica, que viene a indicar: “al enemigo no se le convence, se le rodea”). Crear en el caso de la izquierda, una nueva opción que sobrepase los límites en lo referente a la ética y valores distintas a otras versiones vividas en las últimas legislaturas. Es decir una nueva “izquierda trascendente” y en el otro lado del mapa social una nueva “derecha progresista” (no ultra conservadora, ni neoliberal). Ambas deben de plantearse de forma prioritaria el diseñar entre ambas soluciones para las personas afinadas por el efecto crisis. Y el medio como arma de convencimiento sea la educación por el trabajo y la meritocracia. No ha habido sociedad que pueda progresar sin cultura definitoria de sus objetivos y es mejor adoctrinar con los mismos, que el libre albedrio en el que se mueven las nuevas generaciones, más partiditas de lo héroes del deporte que de buscar líderes que le ayuden a resolver su incierto futuro .

No más educación que forme a individuos que emplean sus competencias en seducir y engañar a quienes confían en ello por su “virtual profesionalidad”. Dos ejemplo directos al asunto. No más educadores que no tengan el suficientes TELENTO y para que quede muy claro habilidades, compromiso y saber ejercer y sobre todo coraje para lograr que los niños, adolescentes y jóvenes estudiantes además de las adquirir las competencia de los programas educativo se formen en ética y valores. El segundo son los empleados de banca y entidades financieras que como mercenarios armados de “conocimiento como márketing” y “comunicación bien estructurada como codicia” han entrado en la mente de cientos de miles de ciudadanos con una capacidad de entendimiento basada en la confiando a la “persona” quedando en sus manos para “firmar” sin sin leer la letra pequeña. ¡No vale que no lo sabían! Muchos de ellos nada más salir de la notaria, en su conciencia les resonaba que aquel “el iluso” tenía muchas posibilidades de ser el perdedor en la maquillada operación financiera.

Qué las fuerzas políticas en España se van a reinventar, que no nos quepa la menor duda. Lo harán y bien, y lo harán para no entrar en confrontación con “sus votantes” y para poder seguir controlando el devenir financiero (mucho euros para repartir) administrando los miles de millones de euros y en el acto de asignarlas cobrarse la pertinente comisión para sus intereses partiditas. ¿Qué puede evitarse? Entiendo que es un imposible, solo podemos aspirar a que “pillen” lo menos posible y este contrapoder depende de si la ciudadanía no pertenecen a las clases sociales altas se aúna mediante la educación fuerza.