X_la usuraSirva este post de invitación a todos los Cargos Decisores de la Universidad que quieran aportar sus ideas y saber hacer (contactar) para poder aunarlos a los expuestos. El proyecto de reedificar la universidad debe de estar cimentado al mejor estilo de la “Innovación Abierta”, es decir con la aportación del Talento de todos como la mejor forma de diseñar una realista y eficaz hoja de ruta de las actuaciones a seguir.

Todo lo que ocurre en la sociedad en el resultado del comportamiento de las personas. La ausencia de ética y aptitudes positivas en el desempeño de sus actividades y profesiones por parte de cientos de miles de ellas, ha sido la causa de la mala gobernanza y la nefasta embolada financiera en España. La pérdida de conciencia social de miles de gestores ha desencadenante una situación económica de signo perverso y el origen de ello ha sido su falta de principios debido a su inexistentes o errónea educación para con la sociedad y el empleo maléfico de su formación para fines egoísta.

Cómo en otras ocasiones el pensamiento innovador de Xavier Marcet oteador infatigables de toda acción nueva para el progreso de la sociedad y participe activo en impartir el pensamiento de la innovación en distintas culturas, nos ayuda reflexionar sobre las bases sobre las que de puede y debe de construir la NUEVA UNIVERSIDAD, Nos aporta el fundamento de las mismas razonado sobre estos “10 vectores clave para la agenda universitaria”. Nuevas formas de aprender; Las personas; Generar ciencia abierta; La valorización del conocimiento; La innovación; Las alianzas; El encaje local /global; La financiación; La gobernanza y Los valores. Según Marcet estas son algunas de las áreas que están esperando cambios innovadores.

Sobre la base vectorial de Marcet me  ha animado a profundizar en la contextualización de las circunstancias que han llevado a nuestro País al caos económico y como no podía ser de otra forma el actores/es de toda la obra de destrucción del Estado de bienestar han sido la personas,  los individuos que no han sabido dirigir la gobernanza.

<< En el libro “Ejercicios para la innovación de la Universidad en España” en su capítulo III, narra en dialogo informal las causas y origen del mal>> << versión PDF >>


También ha consentido la permisibilidad por parte de la justicia por su falta de intervención o en su lentitud en aplicarla. Es el momento en que la fiscalía se entregue de pleno a su misión constitucional y tenga el coraje de delatar a conocidos aprovechados en especulaciones y acciones de mangoneo por el abuso de en sus funciones objetivadas para bien de la sociedad y que ellos las han derivado a utilidad propia. Nuestros conciudadanos europeos y muchos españoles con seso nunca hubiésemos podido maginar que en un país integrado en el parquet de la democracia europea se hubiese producido un derroche de tal magnitud en gastos suntuosos, como en España ha ocurrido y lo peor con el consentimiento de autoridad pertinente. A muchos de sus dirigentes se les están descubriendo corrupción y gestiones nefastas, esperemos que la justicia les ajuste las cuentas. Vergüenza de ser conciudadanos suyos les tenemos todos los que trabajamos y pagamos religiosamente nuestros impuestos (mientras podamos). A partir de ahora no debe de cumpliese más lo que dice John Wells “Si esperamos que nuestros líderes vivan en un plano moral superior al del resto, estamos pidiendo ser decepcionados”… esto tiene que arrancarse de raíz o la futuras generaciones no tiene futuro en su País.

El origen del caos económico ha estado, sin dudar un instante en la mala educación y formación de los dirigentes que han dirigido la sociedad. Los unos esconden a los otros amparados en un infumable corporativismo. Cada sociedad no se abre a las demás y en ellas se apalancan gentes con mentes mediocres burocratizadas que no hacen ni dejan hacer, su poder lo aplican erróneamente e imponen el miedo a su alrededor como protección de sus cargos. Su educación caduca no es atenuante de su perniciosa conducta y los que de ellos dependen no tienen coraje para evidenciarlos ante la justicia corporativa por temor a sus represalias. En la universidad española hay muchos elementos que así actúan y serán un freno para impartir la innovación y la creatividad como disciplinas para el cambio a su modernización. ¡Habrá que detectarlos y separarlos! Ellos no pueden parar el progreso cultural o las futuras generaciones los sabrán denunciar y colocar sus nombres el “obelisco de los malditos” que han logrado hundir España.

La labor de la Universidad es sagrada para formar a las generaciones en un colectivo humano moderno. Quienes tienen conocimiento e inteligencia ejecutiva deben de arrimar el hombro y no cegar su conciencia centrándose en su egoeconomía (acopio de riqueza en interés propio) sin importarles el futuro de sus conciudadanos. Solo el arrepentimiento de los mismos y su voluntad de reeducarse les pueden abrir las puertas de la sociedad que trabaja para el progreso de España (que cada vez somos más).

Tres son a mí entender, los paradigmas olvidados que estructuran la actitud de los individuos para con la sociedad si se obvian la codicia y la pillería invade el cerebro de los individuos y los hace perniciosos para el progreso y la igualdad social. A mí entender la carencia de estos tres valores humanos son parte de lo que de forma invisible y emocional se forjan en una universidad con objetivos actualizados para la nueva sociedad emergente. El más social y democrático de todos es práctica de la HUMILDAD; es fundamental para poder juzgarse los individuos a sí mismo y las consecuencias de sus actos. El segundo es el del equilibrio y la participación es decir la ARMONIA necesaria para gobernar y gestionar con eficiencia participando y colaborando entre las distintas sociedades como la política, la pública y la privada. El corporativismo que cuando echa raíces en una organización rompe el equilibrio de la misma y se transforma en nepótica. Todos han sido cómplices del oportunismo activo y pasivos que de forma colateral ha inducido al egoísmo y la práctica de la codicia empleando muchas veces el poder que el voto democrático y empleándolo contra su propio pueblo, hoy arruinado y endeudado por muchas generaciones. En tercer lugar en la condición que rompe el respeto de los seres humanos si falta el AFECTO en las relaciones humanas. En muchas organizaciones la visión de sus cargos decisores acaba en los límites que afecta a la gente de su clan, partido o casta.

Muchos individuos han actuado sin humildad, armonía ni afecto. Se han enriquecido a costa de millones de ciudadanos, hoy sin trabajo. Todos estos personajes necesitan una reeducarse pendiente de aplicar. En la reeducación de miles de individuos para ayudar a su pueblo está la posible solución que permita “parar el mal y reinventar el bien”. Hay que lograr que las personas perjudiciales se vuelvan innovadoras. Hay que empezar por reeducar a quienes mandan en todas las esferas del país. Impartir docencia para formar en conocimientos en lo referente a Inteligencia Política; Innovación en la Universidad; Emprendeduría en las escuelas e institutos; Innovación en el comercio; y por supuesto potenciar todas las posibilidades que implica innovar en TICs y nuevas Ciencias.

Pero nada será posible si no hay un lugar dónde una vez asumido mediante la educación la motivación el desarrollar “el querer saber”, poder formarse en “cómo hacerlo” y el “saber hacerlo”. En general las universidades españolas han quedado fuera de la nueva tecnología pedagógica y docente impuesta por la modernidad del siglo XXI forjada por el fenómeno de la globalización. Si hay individuos que tienen que volver a pasar por la universidad hay que reinventarla, no queda otra alternativa si esta “debe de ser un referente de cómo mejorar continuamente una sociedad”[1]. Es urgente y prioritario hacerlo y en caso de requerir asistencias masivas, la docencia debe de emitirse en formato Online dentro del área de la Formación Permanente. El potencial de nuevos alumnos (adultos) para reciclarse en España puede tener una afluencia que supere los quinientos mil en los próximos cinco años, hoy dispersos por en múltiples organizaciones dependientes del gobierno central y las comunidades autónomas con coste para los contribuyentes estimado en 75.000.000 euros años generando actividades perversas y por justica social es mejor reciclarlos para que produzcan que consentir en mantenerlos .

Las condiciones económicas de los nuevos discentes deben de acogerse a matriculas topo low cost de tal forma que el precio no sea escusa negativa para ser reclutados para su formación y reinvención como personas útiles para la sociedad. Ahí dos ejemplos de modernidad universitaria y racionalidad: Universidad de Stanford y MIT - Massachusetts Institute of Technology). La Universidad debe de compartir su conocimiento y potenciarla formación en habilidades empresariales como la mejor palanca de utilidad social y empresarial que requiere hoy España. Además de las impartir las tecnologías propias es determinante que los DOCENTES sean emocionalmente vistos por los alumnos como ejemplos a seguir y que así se imposte en el cerebro de los alumnos conducta basada en la honestidad, ciudadanía con ética, valor del esfuerzo y trabajo bien hecho, valores sociales y coraje para potenciar el desarrollo de España. De la universidad depende que mediante la herramienta de la cultura “práctica y ética” el poder redirigir el futuro de los ciudadanos. Respecto de este punto, el profesor Xavier Marcet así lo concreta: “La universidad debe de ser el referente de cómo mejorar continuamente una sociedad”.

La posibilidad de cambiar un país radica en la voluntad de las personas, tener conciencia y la voluntad de priorizar la ética ante la codicia y la humanidad social ante el egoísmo. La universidad (y quienes están en ella lo saben) se ha degradado en los dos últimos decenio en nuestro país. Ha pasado de ser un ágora para los ciudadanos a ser un “negociete” muchos oportunistas han creado y dirigido sus propios tinglados que les han permitido vivir aún a costa de cerrar el paso a nuevas generaciones de profesores. Han priorizado la especulación por la calidad y lo local sobre lo global. Muchas universidades por su práctica corporativista han empequeñecido la calidad cultural en España. Mucho “popes” no han querido ver la ineficiente y el declive de la labor docente para no poner en riesgo sus institucionalizados “negocietes” y por testigos hay miles de becarios y profesores invitados a no progresar nunca. También es justo indicar que algunas veces la desidia formativa ha sido ajenas a los propios profesores y sí a la ineficiente organización burocratizada basada en caducos ordenamiento internos, en los que prima más los intereses económicos, la envidias y el poder fáctico de los celos profesionales creándose con todos ello un tsunami corporativista que ahoga la necesaria “inteligencia pedagógica social” determinante para el progreso de todo país.

La Universidad debe de reinventase y pasar a ser (cómo en otros tiempos) el semillero de nuevos valores. Donde los estudiantes jóvenes y adultos aprendan que sin esfuerzo no hay superación y que para progresar es imposible sin la constancia y el trabajo duro. Romper con la cultura de la permisibilidad de lo fácil y sobre todo motivar a los estudiantes que todos tenemos una misión que cumplir en la sociedad. Muchos adultos, los que han sido actores los perversos de la situación de España deben de tener la oportunidad de redimirse, aprender a gestionar nuevamente pero ahora de forma eficaz, poder así positivizar su experiencia y aportarla como un potenciador activo a la sociedad. Volver nuevamente a la universidad debería ser hasta un orden judicial para mucha gente. Redimir sus errores, limpiar su nombre y ser admitidos nuevamente en la sociedad de la gente honesta y trabajadora, para muchos es una tarea a realizar. Los que no la sociedad los detectará y los etiquetará como “insumidos para hacer le bien” y como malos, sus descendientes tarde o temprano se avergonzarán de ellos.

Todas las personas que forman la Sociedad Universitaria, ahora son necesarias. Su experiencia, aportarla, es determinantes para poder gestar el cambio y hacer el paso inicial definitivo para que se inicie el progreso de las Universidades. Todos tienen un trabajo en esta misión y los Gerentes en lo funcional, Vice Rectores, Investigadores, Catedráticos y Profesores en lo docente. Todos deben integrarse en un solo equipo, ellos son la clave para reinventar la universidad. Los Rectores tienen el principal papel en esta revolución progresista, el fundamental que es el dictar la “Nueva Doctrina” que permita alinear las inteligencias de todos e instruir en cómo trabajar eficazmente empleando la conciencia como fuerza educadora y formativa sobre todos los miembros de la familia universitaria en todas la universidades. Su sabiduría y visión como rectores los facultan para ello, sus competencias los avalan. Los rectores tienen la llave para abrir la puerta de la modernización de la universidad en España, la sociedad los necesita más que nunca y no deben mirar para otro lado en estos difíciles momentos económicos del país.

Poner en marcha un potente motor educativo y formativo es determinante para que se puedan superar la crisis con ciudadanos bien formados. Se va a requerir mucho conocimiento e inteligencia compartida para “desarrollar el cambio”, pero debido a la crítica situación en la que vive España, el coraje no va a dejar aparecer miedo para hacerlo y lo vamos a ver con el surgir de la familia universitaria nuevos líderes innovadores que van a trasformar la Universidad en el modelo que hoy la sociedad requiere y demanda.

Ahora solo hay tiempo para la verdad y el trabajo.


[1] Xavier Marcet; 10.Los valores