mayo-12 (6)¿Será cierto que la universidad va a tener que solucionarse su propia economía, cómo si se tratase de una empresa privada? … Ah, ¡Caray! tiene toda la pinta de que va a ser así. El lado bueno, es que la Universidad ya dispone de mucha gente con talento para auto aplicárselo y solucionar el problema. Presuntamente los mismos docentes que explican cómo resolver la filosofía económica en el mundo de la empresa privada para ganar dinero. No obstante una cosa es predicar y otra dar trigo.

¿Qué puede vender una universidad?… Pues muchas cosas, todas las relacionadas con al conocimiento (como es de suponer). No hay que inventar demasiado y sí solo ver como lo resuelven actualmente las importantes universidades del mundo. Señoras y señores profesores ¡no dejarse abatir por la desilusión! Ante el hecho de que el Gobierno los haya soltado de su mano. Oigan… que se pueden hacer muchas cosas con su permiso y sin ninguna intención de nadie se moleste, las podemos denominar como en el mundo empresarial: “oportunidades de negocio” o negocios asociados,  pero se trata de  ¡generar dinero! aplicando nuevas ideas en el mundo de la educación y formación.

Les hago un guiño y espero no crearles ninguna disonancia cognitiva. Pero hay dos condiciones trasversales que se deben de cumplir en todos los vectores capaces de proporcionarles ese dinero que hace falta para funcionar. La “calidad” en el trabajo y el construir una “marca” de prestigio”. Factores determinantes para atraer estudiantes (los que pagan), a profesores de otros países (crear prestigio) y los empresarios claves stakeholders (que  compren ideas y desarrollos).

Una universidad internacional (global) donde al menos un 20% de los estudiantes sean extranjeros y no menos proporción los profesores visitantes. Superar esta cifra es el más fiel comprobante de que la universidad en cuestión es global y tiene MARCA. El mundo de la universidad “local” ya ha tocado fondo. Dinero hay, los países en desarrollo necesitan “comprar” conocimiento (back ground y know-how). Ahora bien, todo es posible si la universidad que necesita reinventase disfruta de una “marca” de calidad y es “singular” en específicas áreas del conocimiento.

¿Ayudo en algo?… o opto cómo muchos por el… “Don´t ask, don´t tell”. Desde mi punto de vista, como Instituto de Activación Empresarial, entiendo que el ABC para un business plan para universidad que necesita ganar dinero urgente, debe basarse en activar sin demora estas diez oportunidades (entre otras):

Plazo Resultado Ingresos

Área “oportunidades de negocio” para una Universidad

Inmediato

I) - Desarrollando "FORMACIÓN PERMANENTE" vía Formación Online, Blended Learning

II) -Crear áreas de formación global: Business Innovation & Skills.

III) - Desarrollando Educación Universitaria vía Blended Learning

Medio plazo

IV) - Editando Conocimiento: textos en analógico y digital (dispositivos TIC)

V) - Coaching: “in company”, “in university”…

VI) - Vender a otras universidades su back ground y know-how.

VII) - Investigación para las AAPP

Largo plazo

VIII) - Fundraising: Alta investigación para la empresa privada

IX) - Promoviendo y desarrollando Ecosistemas de Innovación. (Ejemplo: Trento)

X) - Exportar docentes altamente cualificados a otras universidades “

La universidad tiene dos situaciones que deben de superarse que no coinciden con el mundo privado y que tiene sus ventajas. Una son los beneficios que en el caso de producirse son para los socios y accionistas y en la universidad no es necesario tener beneficios, su objetivo es que los ingresos sin para pagar los gastos de la organización educativa basados en costes socialmente aceptables. Nadie puede hacerse rico ejerciendo en una universidad pública, se han acabado el tiempo que generar la “necesidad de gastar” para justificar presupuestos, cortante arista que ahí la vamos a dejar.

La segunda es que en el caso de pérdidas, en el mundo privado son los socios quienes las soportan y en la universidad no es posible ya que todos sus integrantes son invisibles para asumirlo. A cambio hay que empezar a pedir responsabilidades a los gestores directivos y a quienes los empoderó en sus cargos, si ello ocurre. En la “nueva universidad” en caso de tener negativa las cifras de explotación no van a poder revertir en el precio de las matriculas y ni en el material que pagan los estudiantes (El estudiante es el cliente usuario y nada más). Ahí es dónde debe de echarse mano los dirigentes de la universidad al talento y el conocimiento de los docentes para con soluciones innovadoras aplicadas a las personas y el sistema trabajar con presupuestos cerrados al objetivo eficacia.

Un trabajo tremendo es redefinir la misión de las universidades que tienen que reinventase para “ganar dinero” La doxa de lo que se piensa, atender y saber lo que se dice, tiene que engarzarse en el nuevo contexto de la universidad, clarificarlo y entre todos levantar un fundamento que aúna la participación de todos. Es el momento de que los profesores de filosofía, sociología, pedagogía, magisterio y demás ciencias, definan los valores que deben de potenciarse y que hagan fuerte a “su universidad” basada en la educación en la libertar para que los estudiantes asuman que la mejor virtud del hombre además es la decencia. 

Los sabios de la universidad, el talento de la misma debe de crear una nueva ideología universitaria una “ética” que no separe el discurso científico y sí manifieste nuevos hábitos de comportamiento, esforzarse en la interpretación del mundo que viene al que hay que contrarrestarse con acciones que cambie la situación de la economía perversa que somete actualmente a los hombres. La universidad debe de promover acciones que reactive el progreso intelectual y como consecuencia el social. La gente de la universidad “debe de salir” ¡ya!, a conocer el mundo que viene para imaginando poder generar propuestas de modificar lo hasta ahora establecido. Hoy todos esperan que “otros” sean los que traigan soluciones y es el error más sangrante que podemos hacer. La solución está en el trabajo a realizar por cada uno de nosotros. Todos en el mundo de la universidad tienen que tener la sensación de que es necesitado por los demás y aportar su valía y talento.

¿Qué la universidad tiene que “ganar dinero”? Es tarea fácil, tienen sus propios expertos en cómo gestionar empresas, comunicación, márketing y administración. Tienen todo el conocimiento del saber, y la experiencia de haber formado a millones de profesionales y empresarios. Ahora es el momento de diseñar sus planes de negocio, con humildad, eficiencia y premura para captar ingresos lo antes posible (Mas-Colell ha cerrado ya el grifo en Catalunya…).

Es el momento de crear un nuevo territorio intelectual basado en el ideario platoniano “… enmarcado por el sello antropomórfico, en que la búsqueda del bien, el cultivo de la amistad, la solidaridad como la base de las prospectivas que alientas los proyectos”. Qué las universidades sobrevivan es una misión de todos por el bien de las siguientes generaciones, además.